aprende como los niños

Muchas personas dicen que para aprender español u otro idioma debes dejar de pensar en tu idioma nativo y reemplazarlo por el que quieres aprender, es por ello que al percibir este reto casi imposible de alcanzar se desmotivan y posteriormente de estancan en su aprendizaje. sabes como realmente ¿puede ser posible? Muchos de los hábitos y acciones del ser humano están predeterminados por la necesidad de supervivencia, aumentar los eventos placenteros y minimizar los que te generan displacer; por ejemplo levantarte en la mañana para realizar una actividad física, ir al trabajo, comer, y también comunicarte en tu idioma nativo. Cuando nos vemos forzados a romper con ese estado de confort e iniciar nuevas rutinas que implican otros conocimientos y actividades desconocidas; comenzamos a identificar unos estados que alteran nuestro equilibrio, por tanto nos sorprendemos ansiosos, alterados y con unos signos y síntomas que nos generan ese displacer que tanto pretendemos evitar. sin embargo, cuando nos damos la oportunidad de replantear la situación de manera mas objetiva, paso a paso, con la motivación apropiada y en un estado de concentracion y conciencia pleno (darse cuenta) es decir que su mente está en una disposicion constante, que sus cinco sentido sean receptivos a este nuevo aprendizaje que implica agregar palabras, oraciones, frases y nuevos conocimientos a tus procesos básicos de pensamiento (operaciones del pensamiento sobre estímulos, situaciones o representaciones mentales o acciones motoras que permitan la construccion de este nuevo pensamiento.) por ejemplo: una estrategia muy aplicada a tu diario vivir es: si debes realizar un deber y piensas en ello, solo imagínate realizándolo, piensa en que sientes y vez al realizarlo, describe cada cosa en el idioma que estas aprendiendo, es muy importante que no traduzcas, al pensar en una palabra no pienses en su traducción, mejor crea en tu mente la imagen de lo que es.
Una recomendación muy útil nos la dan los niños, para un niño es una necesidad poder comunicarse y expresar que piensa y siente, esta necesidad se convierte automáticamente en una motivación de supervivencia surgida por esa particular necesidad: un niño aprende a hablar escuchando todos los días a sus padres; estas palabras y frases quedan en su mente, pero te preguntaras ¿Qué debo hacer para no olvidarlas? Generalmente los niños aprenden después de escucharla varias veces o porque ésta venia acompañada de una situación inusual o algo que llamo su atención, lo impacto e hizo sentir interesado, esto es muy importante, debes aprender con temas de tu interés y asi poder crear una asociación que facilitara el aprendizaje a largo plazo.
Después de un tiempo el niño ya puede entender muchas palabras y sus significados, (aprendizaje bicario) entoces inicia repitiendo, cuando ya tiene la capacidad de comunicarse hace muchas preguntas sobre su entorno y cosas que no conoce. Este interés es el que debemos sentir al aprender un idioma, pensar como un niño curioso por aprender.

Aprendamos mas...

Es muy importante iniciar con un plan de trabajo que en la medida de las circunstancias se pueda aplicar a la mayor cantidad de situaciones cotidianas y si es posible aplicarlas a la situaciones que nos generan esa motivacion íntrinseca con el fin de que se genere un anclaje del conocimiento a largo plazo.

Un primer momento puede ser organizar un proyecto para iniciar a corto plazo, este plan puede incluir acciones que aunque sean de menor valor serán de gran aporte al enriquecimiento de nuestro léxico por ejemplo: marcar la forma en que se escriben, pronuncian y leen todos los elementos muebles y enseres que tenemos en casa con el nombre del idioma que queremos aprender y de esta manera empezar a realizar frases con estos elementos, frases que sean en pasado, presente y futuro.
Solicitar a nuestra pareja, hijos y/o demás familiares que si tienen el conocimiento nos hablen en el idioma que quiere aprender y nos permitan tener el tiempo de estudiar la frase y responder en el mismo idioma.

Repetir películas que nos gusten mucho y verlas en el idioma que buscamos aprender con pequeñas pausas que nos permitan evaluar y darnos cuenta que tanto aprendimos. Es importante realizar este ejercicio en varios periodos de nuestro aprendizaje e ir analizando el avance del aprendizaje.

Comunicarnos de manera constante con personas que nos permitan practicar el idioma.

Asi es que amig@ recuerda que cada nueva palabra y acción suman en tu nuevo proceso de aprendizaje; por lo tanto te animo a que continues con este hermoso propósito que te llevará a descubrir nuevas culturas, leer mas libros, conocer nuevas vivencias, experimentar la satisfaccion de un nuevo reto superado y contar con la posibilidad de generar nuevas conecciones neuronales (plasticidad) que sin duda te darán mas años de lucidez en tu vejez.

29 de marzo de 2019