Costumbres alemanas que los españoles necesitamos entender (algunas pueden parecer extrañas)

Profile PictureFlag
Sebastian Español
21 de julio de 2017
1442
4 minutos
Los españoles siempre nos hemos diferenciado del resto por nuestras costumbres y personalidad. De ahí que las expresiones Typical Spanish y Spain is different sean famosas por el hecho de hacer alusión a que somos únicos.

Lo mismo sucede en el resto Europa donde, por ejemplo, tenemos el caso de Alemania que tiene costumbres muy diferentes. Así que si tienes pensado viajar o mudarte allí, ya sea para aprender alemán o para trabajar, lee con atención porque deberás tenerlas en cuenta:


  1. El saludo

Ellos no son tan apasionados como nosotros que podemos llegar a darnos un apretón de manos, dos besos y un abrazo en el mismo saludo. Los alemanes simplemente dan la mano cuando hay poca confianza con la otra persona, pero cuando la relación es mucho más estrecha se saludan y se despiden con un abrazo.

  1. Si te invitan a una casa

Siguiendo con el tema de cómo comportarse en sociedad, los alemanes no suelen ser como nosotros que en cualquier momento podemos pasar por la casa de un amigo, ir de imprevisto, o avisando cinco minutos antes. Para ellos es importante invitar a las personas previamente o hacerlo con bastante tiempo de antelación.

  1. Agenda cualquier cita

Allí todo tiene que ser agendado para administrar el tiempo y evitar inconvenientes. Igualmente, cuando acudas a una reunión, debes tener en cuenta que la puntualidad es algo casi sagrado para ellos. No debes llegar antes, ni mucho menos tarde.

  1. No vayas con las manos vacías

Nunca llegues sin un regalo o te mirarán mal. Lo más común es llevar vino (lo cual suele ser muy bien recibido) o flores, pero para esto último hay que tener en cuenta que no se puede regalar cualquier tipo de flores, porque por ejemplo, las flores rojas, así como las rosas, tienen connotaciones amorosas y se pueden confundir las intenciones.


  1. Quítate los zapatos

Al entrar a una casa, ten en cuenta que los alemanes suelen quitarse los zapatos. No te sorprendas si ves que los anfitriones u otros invitados van descalzos, es algo muy normal para evitar ensuciar la casa. Esta tradición no vendría mal en nuestro país en ciertas ocasiones, porque seguro que muchos hemos tenido visitas de amigos o familiares, que han dejado el suelo digno de barrer y fregar en más de una ocasión, gracias a la tierra que traían con ellos en los zapatos y, porque a lo mejor no se les ocurrió usar la alfombrilla de la entrada.

  1. Acostúmbrate a los desconocidos

Ahora imagina que esa misma reunión la tienes en un restaurante o bar. Puede que te sienten junto a desconocidos o que estos se sienten en la mesa que estás ocupando, algo que en España sería muy extraño, pero en Alemania es de lo más normal, porque allí se tiene esa costumbre para economizar el espacio en los lugares públicos.



  1. A la hora de brindar

Tienes que recordar que por cuestiones de buena suerte, tienen la tradición de brindar mirando a los ojos, chocando las copas y jamás cruzándolas con otras personas que estén brindando. Y después de la diversión llega uno de los momentos menos apasionantes de la cena, pagar la cuenta.

8. Llega el momento de pagar la cuenta

En España muchas veces se suele "pagar a escote" o dividir la cuenta entre los que estén y suele ser bastante injusto, porque a lo mejor lo que yo he comido y bebido ha costado 12 € y lo de uno de tus amigos ha costado 25 €. Al final voy a tener que pagar mucho más que si cada uno pagara lo suyo. En Alemania no hay ese problema, porque tienen la costumbre de que cada uno paga su parte y nunca te ponen pegas a la hora de hacer cuentas con los camareros. Además, algo importante es dejar una buena propina, porque algo que muchas veces medimos tanto en nuestro país, en Alemania es de lo más normal y se da propina a todos aquellos que realizan un buen servicio como camareros, taxistas o incluso al peluquero.


  1. Recicla y recibe dinero

Tampoco es algo con lo que se vayan a hacer ricos, pero cuando compras una botella con envase de plástico te hacen un cargo de unos céntimos. Después, cuando has utilizado el envase puedes devolverlo directamente en unas máquinas que hay en los supermercados y que te devuelven 0,25 € por envase, entre los que se incluye el cargo que te han realizado al comprarla.

También tienes la posibilidad de canjearlo por vales de descuento para el supermercado o donarlo para el banco de alimentos. Así, no sólo es una manera de ganar dinero, sino de concienciar a la población para que recicle. De hecho, es tal esa mentalidad ecológica, que prácticamente se ha eliminado el uso de bolsas de plástico y todo el mundo suele llevar sus propias bolsas cuando va a hacer la compra. Así que no olvides la tuya.

  1. No cruces si el semáforo está en rojo

Hay más costumbres que suelen estar muy marcadas en la población, como el simple hecho de cruzar la calle con el semáforo en rojo. Esto es algo que solemos hacer en España, porque la verdad nos resulta una gran pérdida de tiempo cuando estamos esperando; miramos al semáforo, a ambos lados de la calle y no pasa ningún coche, así que cruzamos.


En Alemania ni se te ocurra cruzar, porque está muy mal visto. Podrían echártelo en cara los demás peatones o incluso multarte, así que ten mucho ojo al cruzar.

  1. Tu perro va contigo a todos lados

Hay otro aspecto que llama mucho la atención y es que el tener perro en Alemania es algo que se vigila y cuida mucho. Como aspecto que podría considerarse negativo, hay que pagar impuestos por tener perro y la cantidad económica depende del estado alemán en el que se resida. Y el lado bueno es que los perros son admitidos en prácticamente cualquier lugar, como el transporte público, bares, restaurantes y playas. Eso sí, en tiendas de alimentación no suelen ser permitidos por respeto a las leyes de sanidad e higiene.


  1. No levantes la voz

Algo que nos llama mucho la atención es el silencio. En Alemania la gente suele ser mucho más tranquila y hablan en un tono de voz muy bajo, cosa totalmente extraña en España, donde en cualquier momento, incluso por la noche, puedes escuchar a un grupo de gente gritando mientras pasa frente a tu casa.

  1. Puedes desnudarte en un parque

A pesar de ser muy conservadores en el aspecto anterior, a la hora de hacer nudismo, no se lo piensan dos veces. Incluso existe una federación llamada FKK, algo así como federación alemana de organizaciones de la cultura del cuerpo libre y que cuenta con unos 50 mil miembros. Así que no te sorprenda si ves gente desnuda en parques, lagos o ríos para tomar el sol.

Estas son sólo algunas de las costumbres que pueden llamarte la atención si viajas a Alemania. Lo mejor que puedes hacer es aprender y seguir su ejemplo para que no seas tú el que demuestra costumbres extrañas.

Artículos que te pueden interesar

Academic Speaking
Profile Picture
Simon Gray
24 de septiembre de 2018
Aprende 3 palabras, memoriza solo 1
Profile Picture
Alicia Estrada
24 de septiembre de 2018
Vietnamese noddle- Phở
Profile Picture
Giang Ton
24 de septiembre de 2018